Cayo Martín - 64 Años

Cayo Martín - 64 Años

Escuché hablar de un programa que Ecovidrio había lanzado, destinado a mayores de 60 años y cuyo objetivo era concienciar a las nuevas generaciones de la importancia de la recuperación y reducción de residuos para el medio ambiente. Como ex-profesor mi experiencia profesional con niños y adolescentes facilitaba el contacto. Así que me interesé por conocer a fondo el programa e involucrarme en el mismo.

Recibí formación específica sobre defensa del medioambiente y reciclado de residuos por parte de Ecovidrio. Las bases teóricas y prácticas de la misma son excelentes. Tratar con niños menores de 12 años en los colegios me hizo recordar mis años como profesor. De todos modos hay mucho material a disposición del Ecosabio y en caso de dudas tienen un servicio de atención a través de la web o teléfono para que puedan ayudarnos.

El pasado 27 de noviembre nos recibieron en el C.P. Tirso de Molina de Arganzuela. Tres grupos de cuarto de primaria esperaban impacientes la charla sobre medioambiente y gestión de residuos. Para los alumnos era una lección ocasional que impartía un señor mayor de 64 años con cara de abuelito simpático. No les iba a contar batallitas pero les iba a recordar cómo, sin saberlo, en nuestros tiempos se reciclaba y se reducían los envases. Muchos de ellos reconocían en mis palabras las de sus abuelos, objetos que solo encontraban en su pueblo en vacaciones, descubrían objetos que desconocían (botijo, bota de vino, lechera, huevera…) y participaban con sus preguntas en la dinámica de la clase…

Para alumnos de estas edades las clases han de ser participativas: pregunta-respuesta, comparaciones, deducciones… Pero lo que más les gustó es el ejercicio de selección para reciclado de residuos auténticos que han de realizar en grupo, situándolos sobre cartulinas de colores que simulan los 5 contenedores selectivos. Ello genera la reflexión y el debate en el seno del grupo y la exposición final al resto de la clase.

 

Sin duda alguna. De la vida nunca te jubilas. Y para la defensa del medioambiente no hay edad. Los niños son el futuro de este planeta y nosotros tenemos la experiencia vital de los errores cometidos. Además, el contacto con los niños es como una simbiosis entre lo joven y lo menos joven, un enriquecimiento intergeneracional que aportará su granito de arena a la defensa del medioambiente y el reciclado de residuos.

 

¡Animo a los mayores de 60 años a formar parte del programa Ecosabios!

 

Cayo Martín Franco

Compartir: Compartir en Facebook Compartir en Twitter